Una reproducción fotográfica de alta calidad se imprime mediante el proceso conocido como impresión Glicée sobre papel de calidad (generalmente mate) y se entrega tal cual, identificada y firmada por detrás por el autor. Lo lógico es montarla sobre algún tipo de soporte que permita exponerla, pero ello dependerá de los gustos de cada uno o incluso del lugar donde va a ser expuesta la fotografía.

Es probable que prefieras recibir tus reproducciones en un sobre o tubo protegido y  que luego ya decidas cómo montarla. Casi seguro que, dependiendo del destino, sea más barato el envío.

Sin embargo, también es posible que prefieras recibir tus fotografías ya montadas en cualquiera de nuestros fantásticos soportes, tal como se presentan en las mejores galerías de arte y museos de todo el mundo, con un montaje absolutamente profesional.

Los diferentes soportes van al gusto de cada uno, pero nosotros sólo te proponemos los que entendemos son perfectos para estas fotografías: sin marco, flotante, sobre plancha de aluminio Dibond o sobre Forex; bajo metacrilato y flotante; con passepertout y marco de madera con cristal.